Campos de golf en crisis tras los Juegos Olímpicos 2016

Los campos de golf de los Juegos Olímpicos de Río 2016 están viviendo tiempos de crisis, luego de dos meses de finalizada la competencia deportiva más importante del planeta. Los ingresos de la Confederación Brasileña de Golf ponen en riesgo su continuidad. A continuación todos los detalles.

gol

Después de la finalización de los Juegos Olímpicos de Río 2016, el campo de golf recibió al Abierto de Brasil en septiembre, y, a principios de octubre, abrió sus puertas al público.

La Confederación Brasileña de Golf (CBG) se benefició este mes con cerca de R $ 130 mil reales, con una frecuencia media de 120 jugadores por semana. Una vuelta completa de 18 hoyos cuesta R $ 250 reales. El fin de semana, la cifra asciende a R $ 280 reales. Fuera del país, el presidente de CBG, Paulo Pacheco, reveló que el costo de mantener el campo es muy alto.

El campo de golf olímpico sigue perteneciendo a Río 2016 y será entregado a la CBG el lunes 31 de octubre. El pago de la factura de la luz se retrasa, y si se corta la electricidad, las bombas de riego dejan de funcionar. De acuerdo con el británico Neil Clevbrly, en una semana se podría ver limitada la hierba. “Tuvimos tres años para llegar hasta aquí y ahora sólo necesitamos cuatro semanas para entrar en un estado catastrófico. Eso es de lo que estamos hablando”.

El asesoramiento del Comité anunció que debe pagar la próxima semana la Luz la compañía eléctrica estatal, sumado a que debe abonar la deuda de todos los ámbitos. Pese a que se aseguró que el campo de golf sería un legado, la actualidad indica otra cosa.

De esta forma se muestra que los inconveniente entorno a los Juegos Olímpicos de Río 2016 continúan, perjudicando a la sociedad brasileña.

Déjanos tu comentario!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *