Nuevos usos del parque Olímpico de Río 2016

Como legado de los Juegos Olímpicos 2016, las instalaciones deportivas del Parque Olímpico tendrán nuevos usos sociales. El mismo será multifuncional. Los cambios y ajustes a las instalaciones para otros fines son parte del concepto de “arquitectura nómada”, cuyo objetivo es evitar el desperdicio de los recursos aportados para la competencia, por lo que las obras pueden ser utilizadas para otros fines. Uno de los cambios es el de la transposición de las piscinas del Estadio Olímpico acuático, que se trasladarán a otro lugar. A continuación les contamos todos los detalles.

are3El Arena Carioca 1 a su vez, será una casa de espectáculos y de eventos. El Arena Carioca 2, el Velódromo y el Centro de Tenis, se convertirán en centros de entrenamiento para los atletas de Brasil.
El Arena Carioca 3 será una escuela municipal. El mismo era escenario de las competiciones de balonmano: se desmanteló, para transformarse en cuatro escuelas para la población de la zona de Jacarepaguá.

“Es importante hablar de este concepto de la arquitectura nómada, es decir, el estadio de agua será transformado en dos centros de agua y tenemos algo nuevo: las solicitudes por parte de los tres alcaldes de las ciudades principales de Brasil para que una de estas piscinas sea donada”, anticipó, Eduardo Paes, en rueda de prensa el pasado martes.

¿Qué se hará con las piscinas  utilizadas en los Juegos Olímpicos 2016?

are2

El estadio de agua a su vez, permitirá la instalación de dos centros que se pueden instalar en cualquier lugar de la ciudad o incluso fuera de Río. El Parque de Madureira, en el norte, y Campo Grande, en la Zona Oeste, ganarán piscinas olímpicas.

Las piscinas son desmontables. La empresa que construyó el mismo era responsable de las construidas para el Mundial de Natación en la ciudad de Kazán, Rusia. La Sociedad Olímpica, creada para gestionar las obras para el evento, dijo que la eliminación de las piscinas debe ocurrir antes de fin de año. El montaje de Madureira y Campo Grande sucederán durante todo el año 2017, y deben estar totalmente instaladas en diciembre.

Las piscinas serán compartidos por los atletas de alto rendimiento con el público en general. También de acuerdo con la Compañía olímpica, no existe una definición de cómo será esta división. Lo que se acordó es que cuando la Confederación de Deportes Acuáticos solicite uno de los dos dispositivos, sean transferidos inmediatamente a los atletas. El cambio no tendrá ningún coste para las arcas públicas, ya que estaban previstos en los contratos de licitación antes de montar el centro acuático. La tercera piscina debe ser donada la capital de otro país.

Déjanos tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *