Ryan Lochte, del engaño al fracaso en los Juegos Olímpicos 2016

Un error fundamental en el marketing digital es que muchas empresas aún no están trabajando con personas influyentes. Pero hacer esto de forma incorrecta puede ser peor. “Es una forma rápida de agregar valor, pero hay que saber cómo usarlo”, explicó Souza, experto en estos temas. En los Juegos Olímpicos de Río 2016, él y su grupo observaron grandes errores de comunicación que no se deben repetir, siendo ejemplo el caso de Ryan Lochte. A continuación les contamos todos los detalles.

ryaSouza explica que al apostar sólo en un factor de influencia, las marcas pierden una de las principales ventajas que ofrece el entorno digital, que es la capacidad de crear su propio espacio. “Cuando la empresa no desarrolla el contenido propio, no tiene una fuerte presencia, corre un riesgo muy alto”.

Un ejemplo es el caso del nadador estadounidense Ryan Lochte, que mintió acerca de un asalto durante los Juegos Olímpicos de Río 2016. Tan pronto como el caso fue reportado y se demostró que había mentido, sus principales patrocinadores cancelaron sus contratos con él.

En el otro extremo, cuando las marcas no confían en el factor de influencia, terminan perdiendo buenos especialistas. “Es gente que dejó el suelo y de repente tiene una audiencia de millones”, dijo Souza.

Déjanos tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *